Djukic

La música y la danza tradicionales de Galicia se rigen por el movimiento de la progresión retardada. El desplazamiento hacia la meta nunca se produce en línea recta sino girando en espiral, de tal manera que uno parece alejarse cuando se está acercando. Así pasaba el balón Chacho, el mítico 10 del Deportivo. Los caminos entre colinas y las líneas del pensamiento parecen regirse también aquí por la progresión retardada. En Galicia no abundan los conservadores, sino los progresistas retardatarios. También este título puede contemplarse como un triunfo de la progresión retardada. Todo fue un espejismo de la Historia. Djukic metió aquel penalti.



Manuel Rivas
El País