Frente a la sensación de que la gran masa de la población iletrada [s. XVIII] era un elemento amorfo y fácilmente maleable utilizado por los poderes como elementos inertes, resultó ciertamente lo contrario, defendían sus intereses como cuando el ayuntamiento de A Coruña fuerza a los carreteros de las feligresías vecinas a trabajos de transporte de piedra para la ciudad, se defienden judicialmente de este abuso exigiendo los pagos debidos por tales trabajos de acarretos y cuando el ayuntamiento observa un frente colectivo y judicial reconsidera la actitud y procede a compensarlos por los trabajos
(...) los vecinos de feligresías próximas se reunían, adoptaban decisiones y otorgaban poderes para pleitos; existía conciencia de pertenencia a una feligresía o territorio, de clase y de intereses utilizando activamente los mecanismos que ofrecía aquel sistema legal para obtener cosas y reclamar derechos sociales y económicos

ABAD PARDO, A. A.: "Una persona anónima del s. XVIII: Amaro Gago (S. Pedro de Visma, A Coruña)" (autoeditado, 2018)