A propósito dos apelidos

Investigando os apelidos vemos que, polo menos durante certas fases documentadas de séculos anteriores, podia ser que o apelido da nai o herdara a sua descendente ou descendentes, primando sobre o paterno. Ainda pendentes de estudar mais polo miúdo e sistematicamente o fenómeno, José Enrique Benlloch del Río consultou o particular a Ismael Velo Pensado, autor entre outras de La vida municipal de A Coruña en el siglo XVI, La iglesia de La Coruña en el siglo XVI e A Ría da Pasaxe nos séculos XVI ó XVIII e da resposta, que achamos sintética e reveladora para colegas investigadores/as, citamos:

La norma es la costumbre del lugar (...) Hasta que aparezca el Registro Civil no se dieron normas para los apellidos. (...) En torno a la ciudad de A Coruña, en el siglo XVI los apellidos son arbitrarios y a veces también los nombres cambian con las situaciones de las personas; en el siglo XVII los hombres reciben el apellido del padre y las hijas de la madres; en el siglo XVIII todos reciben dos apellidos, el primero del primero del padre y el segundo del primero de la madre. Esto sirvió para la normativa del Registro en el siglo XIX.