fã de HC

Siempre que llevo a alguno de mis hermanos en mi coche y observan mi manera de conducir, aunque de sus labios no salga una palabra y de su mirada no se deduzca nada, su ki delata sus pensamientos: "Mi kung-fú es mejor que el tuyo"