Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha. Nunca dejen de quererme.