[Kike Benlloch:] - Atlas y Axis protagonizan la portada del libro de arte que has publicado recientemente. ¿Qué podemos esperar los seguidores de la saga?


[Pau:] Esperar, eso es, esperar con un poco de paciencia, porque estoy trabajando también en la serie “Ze Jacky Touch” y esto ha hecho que se ralentizara bastante la Saga. Pero podéis esperar dos libros más, una guerra, muchas aventuras, y más pistas sobre el legendario hueso saciante. Espero que el tercer libro sea para otoño de 2015. Este octubre se publicará en italiano y polaco, con lo que tras el francés, español y holandés, ¡los perros ladrarán ya en cinco idiomas!


- Me parece que la serie entronca con la mejor tradición de la BD europea. Si me inclino por uno de sus totems ¿será Astérix una de sus grandes influencias? (¿O debería decir Idéfix)


Sí, con Disney, probablemente la influencia más marcada. E Idéfix hará un cameo en el tercer tomo.


- Fui a Menorca y Mallorca cuando salió el segundo tomo, y aunque cierta luz y cierta presencia del mar ya me recordaba el Mediterráneo, creo que no ubicaba bien algunos ambientes hasta recorrer la Tramuntana.


Ciertamente, hay mucho de Tramuntana en la Saga, porque son los paisajes que mejor conozco, pero también hay Alpes, Pirineos, estepas asiáticas, bosques europeos… Algún día podré sacar una guía para visitar lugares reales que parecen en la Saga. ¡Se ve que en las islas tenemos tan arraigado lo de la promoción turística, que nos sale sin querer!


- ¿Concebiste desde el principio la historia de Atlas y Axis como algo acotado a un número reducido de álbumes o ajustas su extensión en función de la respuesta?


Concebía la Saga sin constreñirme a un formato, porque pensé que eso podría limitar mis posibilidades de publicar. Intenté hacer lo que mejor me pareciera narrativamente, y pensar después en adaptarlo cuando me hicieran una propuesta de formato concreto. Así, la Saga está planeada en historietas más o menos independientes de entre 2 y 46 páginas, pero que se pueden leer consecutivamente, y la propuesta editorial me obliga a tener un final cada 72 páginas. También se podría cortar cada 24, ya que está previsto que se pueda publicar en formato comic book americano.


- ¿Es una historia con un principio y un final?


Tengo un principio y un final. La cantidad de aventuras que se sucedan entre medias es lo que puede variar según criterios editoriales.


- Hacia los animales antropomórficos siempre he sentido cierta reserva, como lector y como guionista. Es cierto que dan mucho juego, pero creo que me costaría trazar la linea que separa comportamientos de la especie caricaturizada de los que se esperan de la faceta “humana” del protagonista.


Sí, es un tema peliagudo, como ¿por qué el ratón Miki es bípedo y habla con su amigo perro Goofy, mientras pasea a su perro Pluto, cuadrúpedo que no habla y es más pequeño que un ratón? En la Saga solo hay animales, todos son bípedos y hablan. Unos son carnívoros, y los otros son presas. Les entendemos porque hablan nuestro idioma, pero siguen siendo animales, como nosotros, y como tal se comportan. Las historias que afligen, alegran, mueven a los animales y a nosotros son las mismas, de esto hablo en la Saga. Sus aventuras se dirigen  nuestra parte animal, que todos tenemos, seamos machos, hembras cachorros, adultos… por eso es tan fácil identificarse con ellos, yo creo que más que con un personaje humano, que a primera vista ya es diferente de nosotros por una cosa u otra. Sí hay un problema con mis perros, y es que culturalmente mucha gente asume que si son animales, es para niños, así que hay que hacer un trabajo extra de promoción para que llegue a más gente.


- La espada y brujería nunca pasa de moda, desde “Conan” a “Juego de Tronos”. Considero este trabajo tuyo de puro género, aunque también tenga humor. ¿Tú lo ves igual?


Todas las influencias que comentas son ciertas, y precisamente, la de espada y brujería creo que es la menos buscada. Nunca me ha gustado mucho la parte de la magia, porque es como hacer trampas para que todo valga. Pero sí me gustaba el ambiente que flotaba en “Heavy Metal”, “Tygra”, o la peli de dibujos animados de “El señor de los anillos”. De “Juego de tronos” ni siquiera he visto ningún capítulo, la verdad es que la fantasía heroica no me tira tanto, aunque al parecer es lo que he hecho [risas].


- ¿Qué música escuchaste mientras dibujabas estas aventuras?


Una que me encanta escuchar mientras trabajo en la Saga es la BSO de “Braveheart”, me inspira mucho. Y a veces me pongo de fondo vídeos de “El Hombre y la Tierra”, que también tienen una música fabulosa y no está editada para escucharla suelta. Además de un poco de todo, incluyendo sobre todo Iron Maiden, Metallica, Ossifar…


- Seguramente al primer golpe de vista el color es lo que más destaca. A diferencia de la chavalada talentosa, ya “nativos digitales”, tú has vivido la adaptación al color por ordenador, y te doy la enhorabuena por el resultado. Recuerdo cosas “tempranas digitales” muy feas.


Gracias. Pues sí, a mí también esas cosas “tempranas digitales” me frenaban de pasarme al ordenador. Cuando descubrí las ventajas de internet y el correo electrónico, así como los desastres que podía hacer con tu trabajo quien lo escaneara, ya que se había vuelto imprescindible hacerlo, preferí aprender yo. Me costó mucho, hasta al cabo de diez años no empecé a conseguir una estética que me gustara. Moebius y Max fueron de los primeros que lograron estilos que tuve de referencia. No se volvían locos con el “aerógrafo que no mancha y no necesita compresor” ni intentaban usar los 256 millones de colores en cada dibujo. Eran gente que ya sabía colorear antes de los ordenadores, y ahí estaba la diferencia. Me alegra que mi color destaque, porque efectivamente, es con mucha diferencia lo que me lleva más trabajo. Por cierto, es lo único que hago con el ordenador (con Photoshop, en varias capas), el resto lo hago con lápiz y tinta en papel, cuantas menos horas pueda pasar quemándome los ojos con un monitor, mejor! El tacto y hasta el olor de las técnicas tradicionales me gusta, y elegí este oficio para disfrutar.


- En nuestro mercado Atlas y Axis vieron su primer volumen publicado en 2011 y el segundo en 2013. Sin embargo ¿no salen antes sus aventuras en Europa? ¿Cuál sientes que es la “versión original” del cómic? ¿Francés, castellano, catalán… o perruno? (Mi ejemplar del nº1 está en castellano hasta la p.64 y en francés desde la p.65 hasta el final…)


¡Ostras, el tebeo que tienes es un incunable! y en realidad está en el idioma original, porque yo ya ni sé en qué idioma pienso cuando trabajo con los perros. Algunas expresiones me salen directamente en un idioma, otras en otro… Empecé a trabajarlo en castellano, aunque hay algunas bromas privadas para mallorquines, y luego, al estar dirigido en principio a editoriales francesas, y de hecho publicado por estas, a veces los perros dicen cosas que no sé muy bien cómo quedarían en castellano. El tomo 1 salió al mismo tiempo en España y Francia porque Dibbuks compró los derechos cuando y aún estaba dibujando la página 11, se la mandé y le encantó. Así pudieron abaratar costes todos haciendo una coedición. Más tarde lo descubrieron los holandeses, y este año en Angoulême convencimos medio amenazados a los italianos y polacos para que lo publicaran en sus idiomas.


- No me resisto a despedirme sin preguntarte por las ovejas que explotan. ¿Qué me cuentas de este chiste recurrente?


Lo de las explosiones ovinas es una manera de mostrar que, para hacer reír, se puede sacar punta a casi cualquier cosa. Efectivamente, por la montaña se encuentran muchas veces huesos de oveja esparcidos, y mientras alguien no demuestre lo contrario, ¿por qué la teoría de que explotan al morir no puede ser tan plausible como cualquier otra? Lo mismo se aplica a la prehistoria: con los pocos datos que se tienen, ¿por qué deberíamos aceptar la hipótesis de un señor, cuando la nuestra es igualmente posible? Todos los humoristas tienen gags recurrentes que hacen reír una y otra vez, este es el mío favorito. Pero en la Saga voy un poco más allá con lo de las ovejas explosivas, y pronto van a cobrar una importancia fundamental en la historia. Ya lo veréis. Y además todo es completamente lógico, ha estado siempre delante de nuestros ojos y no lo veíamos. Yo le llamo la lógica absurda, va muy bien para las teorías divertidas.